viernes, 5 de octubre de 2012

¿Educación moderna o doma clásica?

    Lo he vuelto a hacer. Sí, no es la primera vez. Y es que a pesar de leer cienesycienes de libros de educación y comentar el caso del pequeño salvaje con todo el que me pueda dar un consejo, siempre hay un momento del día en que me quedo sin recursos y no encuentro forma humana de poner freno a esa cascada de agitación psicomotriz.
    Hoy saltaba en la silla durante la comida, ponía los pies en la mesa, daba patadas a la pared, corría de un extremo a otro de la cocina con la comida en la boca,... así que, después de tirar a la basura sin éxito su juguete estrella del momento, apagar la televisión, amenazarle con treintamil cosas y respirar contando hasta diez intentando no zarandearle, me he levantado y he ido a por el cinturón de su padre. No sé si es antipedagógico pero se ha comido todo en cinco minutos sin moverse de su sitio, todo un éxito. Si llega a venir algún vecino y ve que tengo a un niño de tres años atado a una silla con un cinturón de cuero quizás me hubieran denunciado por maltrato o secuestro, pero como se suele decir: "a grandes males grandes remedios".



2 comentarios:

  1. Mi amiga María Eugenia me escribe esto: "Amiga, gracias por compartir el blog, me ha emocionado, divertido, "esperanzado" el ver que en el mundo hay mujeres, médicas, personas como ella... En fin que me convierto en una fiel seguidora suya. ¡Y enhorabuena a ti por tener ese pedazo de nuera!". Y sí, enhorabuena a mí, me siento muy orgullosa de mi "pedazo de nuera".
    Y a propósito de los "pequeños salvajes" que nos hacen tan felices, ahí va una bonita canción: http://www.youtube.com/watch?v=ki6GEcteLao

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Detitanioyporcelana8 de octubre de 2012, 9:30

      Muchas gracias a las dos por esas palabras tan bonitas y dale la bienvenida a tu amiga a este escondite de mi cabeza.
      Bonita canción...

      Eliminar