miércoles, 5 de marzo de 2014

Mundo adulto





    No nos entienden pero tarde o temprano la mayoría pasará por el aro.
    De eso nos encargaremos nosotros.

    Se pasarán la vida averiguando qué se espera de ellos, e intentarán ceñirse a los cánones.
   
    ¡Alehop!
    Saltarán.
    Porque la sociedad se ha encargado de hacerles creer que será menos león el que no lo haga.


    Aunque no lo creas, a mi me encanta cómo eres.
    Estoy tan orgullosa de ti, mi pequeño salvaje...

12 comentarios:

  1. Ojalá que nunca deje de ser león, que nunca pierda esa energía y entusiasmo por todo o que hace. Muchas veces todos deberíamos asalvajarnos un poco... o un mucho...

    ResponderEliminar
  2. Wild thing...

    http://youtu.be/sgnzizpRUF8

    El mundo no es de los tibios, hay que ponerle pasión a la vida ;)

    ¡Ya Voy Mamá!

    ResponderEliminar
  3. Sabes, ...en el cole los profes me pusieron la etiquete de "rebelde" por decir lo que sentía y hacer lo que quería. Me importaba un caraj... el resto del mundo. Hoy de mi hijo me dicen que es "asperger". (El ciclo de la vida).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí. En el mundo faltan rebeldes y sobran sumisos.

      Eliminar
  4. La "sociedad" necesita de miembros socializados. La "familia" es la encargada de socializar a los pequeños salvajes para que no sean salvajes marginados.
    Pasarán por el aro porque a los padres nos interesa que lo hagan. Que sean uno más es preferible a que sean marginados únicos. Una vez socializados podrán ser únicos e irrepetibles, para lo que la "familia" también puede prepararlos.
    ¡Cómo me ha quedao!

    ResponderEliminar
  5. Ese es mi problema Arturo. Para mí es preferible que sea único. Me estoy pensando participar de esta farsa social y dejarle a su libre albedrío!!!!

    ResponderEliminar
  6. Seguramente la que defecó en la ducha de tu gimnasio pensaba, mientras lo hacía, que estaba hecha una leona, un poco asalvajada y con un punto de rebeldía, pero que le impotaba un caraj... y continuó a lo suyo poniendo toda la pasión.

    ResponderEliminar
  7. Los leones no van al gimnasio. Corren libremente por espacios naturales. La señora de la ducha se creía socialmente integrada y por eso eligió un gimnasio pijo. Lo que yo te digo. La socialización: puro teatro. Hay que inculcar valores de respeto, así todos conviviremos en paz independientemente de nuestra condición.

    ResponderEliminar
  8. Interesantísimo todo, el texto inicial y los comentarios. El "pequeño salvaje" es un magnífico cachorro a quien sus padres, el león y la leona, ayudarán a que sea el magnífico león adulto que será. Esa certeza me hace sentirme feliz y confiada. Os quiero mucho.

    ResponderEliminar